Primer contacto: Skoda Fabia Ambition 1.0 MPI 75cv

Para estrenar las pruebas en un blog que pretende ser práctico no se me ha ocurrido nada mejor que abrir la veda con uno de los coches más “cumplidores” y “bienquedas” que hay ahora mismo en el mercado, y no es otro que el Skoda Fabia.

Un coche que podríamos tachar de “bipolar”, sigue leyendo y comprobarás por qué…

Fabia1

Dos colores, dos caras, dos sensaciones…

La primera impresión que me llevo al ver este nuevo Fabia ante mí por primera vez es que ahora es mucho más atractivo.

Coincidirás conmigo en que no es un coche que levante pasiones, pero comparando con el modelo anterior nos damos cuenta que los de Mladá Boleslav (la ciudad checa a unos 50 kilómetros de Praga donde Skoda tiene su sede) se han esforzado en hacer un coche que guste.

Es 3 centímetros más bajo que el modelo anterior, prácticamente igual de largo (8 milímetros más corto) y nada más y nada menos que 9 más ancho. Es esta última cota la que hace parecer al Fabia un poco más coche y un poco menos monovolumen.

El maletero sigue siendo el mayor de su segmento, con 330 litros (capacidad que está más a la altura de un compacto como un Ford Focus o un Opel Astra que de un Ford Fiesta o Toyota Yaris). Además, en esta generación las soluciones “Simply Clever” de Skoda hacen tu día a día mucho más fácil. Con una bandeja que se puede colocar a dos alturas, una cesta desmontable o todo tipo de soportes multimedia y portaobjetos en el interior.

Ante mí se muestra una unidad con acabado Ambition (el nivel de equipamiento intermedio) y lo que Skoda denomina “Colour Concept”. Este opcional transforma al utilitario práctico del grupo Volkswagen en un opositor (por concepto) a Mini, salvando las diferencias claro está. El techo, las carcasas de los retrovisores, los pilares junto al parabrisas y las llantas se tiñen del mismo color para dar esa primera impresión de la que hablaba antes más agresiva que en el pasado (aún existiendo las combinaciones de techo y carrocería en colores contrastados en el modelo anterior).

El color Azul Race también sorprende. Más cuando allá por 2006, en el lanzamiento de las versiones deportivas del Octavia II nos hicieron creer que iba a ser un color reservado a coches con el apellido RS.

Fabia2

Una vez accedo al vehículo y me acomodo en el asiento del conductor compruebo que el Fabia ha sido “víctima” de un intenso, pero fructífero, estudio ergonómico.

Da igual cual sea tu talla, te vas a encontrar cómodo. Y todo está al alcance de tu mano.

Como es habitual en el Grupo Volkswagen, no hay lugar a dudas con ningún mando. Todo está en su sitio, todo tiene una función y si alguna vez en lo más remoto de tu pasado has conducido un coche del consorcio serás capaz de manejar la práctica totalidad de los mandos de este Fabia en menos de lo que tarda un Bugatti Veyron en ponerse a 30km/h.

La instrumentación es muy clara. El acabado Ambition viene de serie con la pantalla Maxi-Dot, de representación gráfica. Muestra información sobre los datos del viaje (distancia, tiempo invertido, consumo medio, velocidad media, velocidad actual, etc), el equipo de audio, el teléfono, el estado del vehículo y los asistentes de seguridad. Cualquier cosa que le “duela” al coche la vamos a ver rápidamente y sin necesitar recurrir al libro de instrucciones (que, como aclaración para muchos autodidactas, viene de serie con el coche).

Siguiendo el orden lógico nos encontramos con el mismo volante multifunción que hemos visto en otras ocasiones en los Octavia, Yeti ó Superb. Como apunte diré que me gusta más en funcionamiento que los actuales de Volkswagen, ya que han perdido la tecla que hacía la función de “volver atrás” en un menú y hay ocasiones en las que se echa de menos. Especialmente en el apartado de telefonía.

Los vetustos mandos de intermitentes y limpiaparabrisas de la generación actual se han visto sustituidos por los bonitos y bien acabados mandos que equipan los Octavia. Con un tacto, al menos de nuevo, intachable en precisión.

Llegamos al equipo multimedia, también heredado de su hermano mayor el Octavia y de sus primos los Volkswagen Polo y Golf.

Este es el momento en el que me empiezo a dar cuenta de que con esta nueva plataforma, el coche en general, no me da sensación de ser un coche pequeño creado desde cero, sino un coche grande venido a menos.

Después del inciso vuelvo al “Infotainment”. De serie incluye conexión Bluetooth para el teléfono móvil y reproductores musicales, conexión USB también para el móvil y dispositivos de almacenamiento para música y una práctica ranura para tarjetas SD, también para llevar música. Además, viene con tecnología “Mirrorlink”, que replica las aplicaciones del móvil que Skoda previamente ha certificado como seguras para la conducción en la pantalla de la radio y que podamos acceder a ellas sin necesidad de tocar el móvil. Como idea está genial, pero lo cierto es que es incómodo ya que depende del puerto USB y discrimina a todos los usuarios de iPhone, Windows Phone y la mayoría de Android ya que sólo unos pocos son compatibles.

La calidad de sonido es buena, aunque los más melómanos echarán de menos un poco más de nitidez en el sonido a volúmenes altos. En llamadas nuestros interlocutores nos oyen sin ningún problema y nosotros a ellos también. Además, el manejo de la pantalla táctil es muy sencillo y podemos configurar muchos parámetros del coche desde ella. Otro paso adelante ya  que en las versiones anteriores esto se hacía desde el Maxi-Dot, siendo mucho más complicado.

Los asientos están tapizados en un tejido a dos colores que aparenta ser muy resistente. Agarran lo suficiente, pero son lo suficiente cómodos como para que entrar y salir varias veces del coche en poco tiempo no sea un calvario.

Como comentario final al acabado interior tengo que decir que la estética me ha parecido muy acertada, los ajustes son de coche una o dos categorías por encima, pero me esperaba el acabado en plástico mullido que sí encontramos en otros modelos. Quedamos a la espera de ver y probar una versión Style para ver si en la terminación más alta esto se solventa.

Fabia3

Nos ponemos en marcha. El pequeño tres cilindros de un litro heredado del Citigo se hace notar levemente en frío mediante vibraciones y ruido, pero una vez a temperatura el motor es prácticamente imperceptible.

Es un precio que yo estoy dispuesto a pagar por un motor que se aprecia mucho más brioso que los 1.2 del modelo saliente. Desde parado la respuesta es claramente mejor, sube alegre de vueltas y en marchas largas también recupera algo mejor.

Aún y todo me quedo con ganas de más. Pero no porque el pequeño motor de 75cv me haya parecido insuficiente, que no lo es para el 90% de los trayectos que podemos hacer en coche.

Me quedo con ese sabor de boca porque el Fabia enseña los dientes y pide más. El bastidor está diseñado para digerir motores más grandes, mucho más ruteros y con potencias que doblen la de este 75cv. De momento, y parece que seguirá siendo así, el motor más enérgico es el 1.2 TSI de cuatro cilindros con 110cv y caja manual de 6 velocidades.

Como digo, el bastidor pide más. Y es que el coche en carretera pisa fuerte, con decisión. Es muy fácil de llevar y la reducción de peso ha hecho que las reacciones en curva mejoren mostrándose menos subvirador (el morro ahora obedece más nuestro giro de dirección). Esta sensación también viene dada por el cargamento tecnológico del coche en materia de seguridad activa.

Un control de estabilidad ESP de serie en toda la gama muy bien tarado controla que no “pintemos fuera de la línea” y en esta versión Ambition un radar frontal con función de vigilancia del entorno se ocupa de que ningún obstáculo pueda interferir en nuestra trayectoria, frenando incluso por completo el coche en caso de detectar una frenada brusca del coche que nos precede o similar.

Como digo, un coche con dos caras. Una muy amable y muy práctica, pero otra que nos deja imaginar cómo será conducirlo con unos cuantos caballos más. Nada que un motor más potente (que ya existe dentro de la gama, los TSI de 90 y 110cv) no pueda solucionar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Toma de contacto. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Primer contacto: Skoda Fabia Ambition 1.0 MPI 75cv

  1. juanito dijo:

    dani hay que actualizar el blog

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s